3 tendencias sobre la automatización de procesos

industria 4.0

Desde Meinsa, te ofrecemos 3 tendencias sobre la automatización de procesos industriales que podremos ver este 2019.

Tendencia 1: La inversión en digitalización será progresiva

Los fabricantes han sentido durante mucho tiempo la presión para invertir en nuevas tecnologías.

En la actual era de la Industria 4.0, esta presión se ha visto incrementada por una afluencia de productos e iniciativas, que pretenden ayudar a los fabricantes a digitalizar sus operaciones.

Desafortunadamente, algunas de estas propuestas, mal ejecutadas, no son más que un desperdicio de dinero.

Obviamente, es un activo invertir en tecnología que permite la digitalización en la planta. Sin embargo, un enfoque apresurado ha llevado a algunos fabricantes a hacer inversiones al azar.

Por ejemplo, algunos han delegado la digitalización a terceros y, como resultado, no están a cargo de su propia automatización.

Antes de embarcarse en una propuesta de digitalización, los fabricantes deben examinar primero qué tecnología es más eficiente para sus instalaciones.

Un buen lugar para comenzar es escuchar al equipo de la planta. Comprender cómo la tecnología puede ayudar a mejorar el trabajo de los empleados, puede garantizar que las inversiones sean pragmáticas.

Otro factor considerable es la simplicidad: reducir la complejidad del proceso, permite obtener una visión general más clara y un control total.

Los fabricantes deben elegir una tecnología que sea fácil de entender, implementar y ampliar en el futuro.

Conclusión: A partir de 2019, la digitalización debe abordarse de una manera más práctica: una automatización constante e incremental, es mejor que una fallida.

Tendencia 2: Las estrategia de datos es una parte integral de la fabricación

El software es un área que se ha marcado constantemente como un método para acelerar la fabricación de la digitalización.

Sin embargo, antes de invertir en un software para recopilar de datos, los fabricantes deberían comenzar el 2019 implementando una estrategia de datos coherente.

En lugar de, simplemente, almacenar datos, el fabricante debe identificar los resultados que desea lograr y decidir cómo estos datos puede ayudarle a cumplir sus objetivos de producción y facturación.

Piensa en un fabricante que quiere aumentar su retorno de la inversión (ROI) en la planta, reduciendo la cantidad de materiales desperdiciados durante la producción.

Para identificar las áreas de mejora, el fabricante necesitará recopilar los datos de la producción y compararlos con su Sistema de Planificación de Recursos Empresariales, en inglés “Enterprise Resource Planning” (ERP).

Sin una estrategia predeterminada como esta, los fabricantes corren el riesgo de únicamente recopilar y almacenar los datos. Pero no hay valor en los datos cuando simplemente se extraen y no se analizan en base a uno objetivos predefinidos.

Por eso la tendencia en 2019 es que las estrategias de datos se conviertan en una parte integral de la fabricación.

Conclusión: Las estrategias de datos solo son comprensibles si se utiliza el software correcto.

Tendencia 3. La evolución del software

En los últimos años, se ha visto un cambio en la cantidad de inversión que los fabricantes asignan al software.

Tradicionalmente, el hardware habría recibido la mayor parte del efectivo, pero esto está empezando a cambiar, especialmente a medida que surgen plataformas de software más avanzadas.

El software para las instalaciones de fabricación ya no está limitado a los Sistemas de Ejecución de Manufactura (MES) y al Control de Supervisión y Adquisición de Datos (SCADA).

El ámbito del software industrial está experimentando una convergencia de TI y tecnologías operativas (OT), dando origen a nuevas plataformas que integran una gran cantidad de diferentes áreas, que incluyen datos empresariales desde el nivel corporativo hasta la automatización a nivel de campo y proceso.

Si bien esto puede parecer más complicado que los sistemas tradicionales, estas plataformas a menudo cuentan con un mejor diseño, visualización, lógica de cálculo y ergonomía que sus antecesores. Esto hace que el funcionamiento de los sistemas sea más seguro, más sencillo y más transparente.

Es posible que no haya prometido palabras de moda, pero el software es el motor de lo que comúnmente se conoce como Industria 4.0. Como resultado, no es de extrañar que sea probable que veamos una mayor inversión en plataformas integradas como estas en los próximos doce meses.

La era de conceptualizar las posibilidades de fabricación de la digitalización ha terminado. Durante los próximos doce meses, los productos e iniciativas aclamadas como formas de transformar las instalaciones de fabricación finalmente se pondrán en práctica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *