Cómo la automatización de procesos mejora la productividad de tu empresa

Empresas de automatización de procesos

La automatización se ha convertido en uno de los pilares fundamentales de muchísimas empresas en todo el mundo. No solo resulta cómoda al convertir procesos mecánicos y tediosos en algo anecdótico, sino que permite impulsar la productividad de forma notoria. 

Desde hace tiempo existen empresas de automatización de procesos como Meinsa, dedicadas, entre otras cosas, a este fenómeno. Este es un indicador que habla por sí mismo y que pone en valor los procesos de automatización, muy demandados en la actualidad.

La automatización, aplicada al sector industrial o al de organizaciones de todo tipo, se vale de sistemas basados en actividades computarizadas y electromecánicas con el fin de controlar y analizar todos los procesos con los que tenga relación.

Los beneficios de la automatización de procesos son prácticamente innumerables, pero si estás leyendo esto te interesará saber cómo las empresas dedicadas a la automatización pueden ayudarte a, en resumidas cuentas, trabajar mejor y más rápido.

¿Por qué las empresas que implementan una automatización de procesos son más productivas?

Hoy en día ya son muchas las empresas que cuentan con una automatización de procesos. De hecho, si preguntamos a sus trabajadores es probable que nos respondan que ni se les ocurriría volver atrás, cuando este trabajo de automatización todavía no estaba desplegado.

En los siguientes puntos desvelamos las razones por las que las compañías valoran tanto el trabajo de las empresas de automatización de procesos.

 

  1. Monitorización y control de los procesos

Empezamos por el punto más importante que aporta la automatización de procesos. Se trata de las capacidades de control y monitorización. Si antaño teníamos que recordar o apuntar cuánto habíamos producido en un tiempo concreto, ahora son las máquinas las encargadas de llevar la cuenta; y son prácticamente infalibles. 

Pero la automatización no aporta solo esto, sino que facilita el control de los activos a los técnicos encargados, que acceden a esta información a través de paneles computarizados. De este modo es posible mantener el mando de la maquinaria en todo momento para evitar situaciones peligrosas.

Otra de las ventajas que aporta la automatización en relación a este tema es que permite monitorizar los procesos en tiempo real, sin necesidad de esperar a que el ciclo de producción haya terminado, cosa que ayuda a tomar decisiones más acertadas para optimizar los proyectos.

En pocas palabras, la automatización ayuda en todo caso a saber qué procesos está ejecutando cada máquina y cómo lo está haciendo.

 

  1. Identificación de puntos de baja productividad

Todas las empresas cuentan con procesos productivos que no son tan eficientes como los demás. Sin embargo, en ocasiones es difícil distinguirlos del resto, especialmente si estamos hablando de una gran organización, con miles de proyectos ejecutándose de forma simultánea.

Gracias a las tareas aportadas por las empresas de automatización de procesos es muy sencillo detectar aquellos puntos de baja productividad para dilucidar las razones por las que no funcionan de forma correcta y empezar a aportar soluciones para cambiar esto.

De no contar con herramientas de control y monitorización, podemos mantener un proceso de baja productividad durante mucho tiempo sin siquiera saberlo. Esto se traduce en una pérdida de beneficios y en una inversión poco adecuada el capital de la empresa.

 

  1. Explotación de la información

La información que se genera a través de todos los procesos de la empresa puede aprovecharse para mejorar la productividad. Esto solo es posible si se selecciona y se filtra con criterio a través de procesos de Big Data Analytics. Gracias a esta disciplina pueden extraerse informes relacionados no solo con la productividad, sino con la probabilidad de éxito y errores de cada una de las partes automatizadas. 

Además, estos datos sirven también para calcular los posibles beneficios que podría otorgar un proceso productivo concreto. Así, la información extraída a través de los paneles de control y automatización puede mejorar directamente los beneficios de la empresa y reducir costes innecesarios. 

 

  1. Optimización del tiempo

Esta es la ventaja más evidente, pero cualquier empresa que cuente con procesos automatizados verá cómo sus profesionales optimizan el tiempo. ¿Por qué? Sencillo: las máquinas se encargan de ejecutar tareas repetitivas y pesadas que o el ser humano no es capaz de realizar o que sencillamente no aportan ningún valor añadido.

De esta forma los profesionales mejor formados dispondrán de más tiempo para establecer estrategias y focalizarse así en tareas que solo este tipo de especialistas pueden poner en marcha. Se trata, en conclusión, de impulsar el valor humano a través del despliegue de máquinas guiadas a través de software de monitorización y control.

En este sentido, la automatización hace que los empleados se sientan más valorados y da un empujón a su motivación, puesto que pueden establecer objetivos más ambiciosos. Esto es beneficioso para los especialistas, pero también para la propia organización, que gracias a esta tecnología podrá contar con el talento de sus profesionales en todo momento.

 

  1. Documentación centralizada

No podemos olvidarnos de algo menos emocionante pero absolutamente necesario: la rigurosidad a la hora de producir la documentación relacionada con los procesos.

Cuando la automatización de procesos se instala en una organización es habitual que todos los departamentos o áreas queden interconectados. Esto facilita su comunicación y, en consecuencia, agiliza todo tipo de proyectos. Para conseguir que esto salga adelante hay que asegurarse de que la documentación que se genera en toda la compañía llegue a todos sus trabajadores.

Esta documentación debe incluir las reglas de estandarización de procedimientos y el punto en el que se encuentra cada uno de los procesos. Así, todos los departamentos sabrán con facilidad qué proyecto deben priorizar y cómo deben afrontarlo. Por supuesto, la documentación también debe contener información fundamental acerca del control de la maquinaria automatizada para que nadie cometa ningún error si fuera necesario que otro operario trabaje con un panel de control al que no esté habituado. 

En resumen, y como decíamos, la documentación debe ayudar a estandarizar las operaciones de la empresa, sea del sector que sea.

Aplica la automatización a los procesos de tu empresa

Después de comprobar cómo las empresas de automatización de procesos pueden ayudarte a crecer solo necesitas diseñar un plan de automatización adaptado a las características de tu compañía. 

Para conseguirlo debes contar con el apoyo de un equipo de profesionales rigurosos que se involucren con tu proyecto. Ponte en contacto con nosotros y nuestros técnicos te contarán qué necesitas para multiplicar la productividad de los procesos de tu empresa. 

En Meinsa te escuchamos. ¡Automatiza tu empresa ya!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *