Ventajas del “edge computing” en la industria 4.0

edge computing

Los cambios son algo natural en el sector de la industria. La tecnología permanece en un estado de evolución continua que nos obliga a adaptarnos constantemente. Algo que nos ayuda a abrazar estos cambios con rigor y conocimiento es la extracción, gestión y análisis de datos. En este sentido, hay un paradigma que facilita todo esto: edge computing.

La tecnología edge computing posibilita que los datos generados por los dispositivos IoT se traten mucho más cerca de donde se produjeron, cuando normalmente estos datos se deben enviar a centros de procesamiento a través de grandes distancias. De este modo, las empresas pueden estudiar y analizar la información generada prácticamente en tiempo real. Además, el edge computing otorga a los dispositivos hiperconectados como los sensores la posibilidad de procesar in situ todos los datos que reciben.

Una de las ventajas del edge computing en la industria 4.0 es que permite saltarse actores en el envío de información y su posterior respuesta. Nuestro dispositivo emite unos datos que pasan por un operador, que a su vez los envía a través de Internet a un servidor en la nube. Después, todo este proceso se repite a la inversa. Si trabajamos bajo la filosofía edge computing, el dispositivo contacta directamente con el servidor cloud para agilizar todo el proceso.

Estas son solo algunas de las ventajas que el edge computing aporta a la industria 4.0. Si quieres saber más, sigue leyendo, puesto que dedicamos este artículo a analizar en profundidad qué puede hacer esta tecnología por ti.

Aplicaciones de edge computing en el sector industrial

Cuando hablamos de edge computing o procesamiento en el borde, nos referimos a la acción que realizan todos aquellos sistemas que puedan contactar directamente con un servidor en la nube, sin pasar por intermediarios. Esta característica aporta varias funcionalidades únicas útiles para la industria 4.0:

  • Mejora del control industrial. La maquinaria suele estar controlada por un sistema PLC, que presenta dificultades a la hora de actualizarse y adaptarse. Sin embargo, estos PLC están conectados a un ordenador para poder funcionar, así que podemos trabajar bajo la filosofía edge computing desde el propio ordenador, enviar y recibir la información directamente del servidor en la nube y remitir todo esto al sistema de control, ampliando así sus posibilidades.
  • Almacenamiento inteligente de datos. Un PLC conectado a un ordenador que a su vez esté conectado al borde puede almacenar en tiempo real los datos recibidos. Así, será posible analizar los datos justo donde se generan o incluso almacenarlos de forma centralizada en un servidor.
  • Automatización industrial inteligente. El edge computing nos permite monitorizar los procesos de la maquinaria de cerca, al momento y de forma local. Este fenómeno posibilita que las máquinas puedan sentir, detectar y aprender a través de estímulos sin siquiera estar programadas, a través de machine learning, puesto que el procesado de datos será muy rápido. Por ejemplo, una máquina puede percibir un cambio de temperatura, pero si se da por causas naturales o previstas, con el tiempo la máquina entenderá el origen natural o no de ciertos estímulos y actuará en consecuencia.

Ventajas del edge computing en la industria 4.0

La tecnología edge computing puede utilizarse de muchas maneras. Al fin y al cabo, se encarga de agilizar los sistemas de comunicación entre la maquinaria y el servidor donde se almacenan los datos. Te contamos algunas de las ventajas del edge computing en la industria 4.0:

Reducción de latencia

En ocasiones nos encontraremos con procesos críticos que requieren de feedback inmediato. Si nuestra infraestructura está alojada en la nube, la información obtenida a través de los dispositivos hiperconectados puede tardar demasiado en llegar, comprometiendo así toda la operación crítica. Tradicionalmente, los datos viajan del dispositivo a un centro de datos, donde se procesan y posteriormente se envían de vuelta a la compañía. La tecnología edge computing asociada a la industria 4.0 permite prácticamente eliminar la barrera de la latencia. De este modo, si un dispositivo IoT detecta una falla de cualquier tipo vinculada a, por ejemplo, la cadena de producción, podemos actuar de inmediato. De lo contrario, tomar cartas en el asunto llevaría más tiempo, cosa que muy probablemente generaría pérdidas.

Mejora de la ciberseguridad industrial

La fábrica inteligente es el futuro, pero como ya hemos dicho en el pasado, la tecnología digital que la hace crecer es también su principal punto débil para los ciberataques. Los dispositivos IoT que permiten alimentar de información crucial a la maquinaria de la planta también pueden recibir ataques, así que es muy importante imponer buenas medidas de ciberseguridad industrial. Esto es lo que permite hacer la tecnología edge computing, puesto que el entorno cloud suele estar centralizado, cosa que aumenta el riesgo de ataques, mientras que el envío de procesos y funciones de almacenamiento de datos a través del denominado ‘borde’ o edge, mucho más cercano a la fuente generadora de estos datos, es también más seguro, puesto que esta proximidad reduce las oportunidades de encontrar vulnerabilidades. Si trabajamos con grandes cantidades de datos, es extremadamente importante cuidar este factor, especialmente si tenemos en cuenta que hoy en día la información es tan valiosa como el servicio o producto final.

Optimización de gestión de datos

Otra de las mejoras que implica gestionar los datos cerca de su fuente es que es más rápido realizar un análisis en profundidad. Invertir en recursos para aprovechar las herramientas y la doctrina big data es fundamental, puesto que muchas compañías llevan ya tiempo aprovechando la información relativa al desempeño de sus propios procesos para mejorarlos. Aunque es evidente que el análisis de los estímulos recibidos por los sensores vinculados a la fábrica lleva tiempo, procesar esta información a través de edge computing no solo es más rápido sino que ayuda a filtrar mejor la información más relevante, puesto que este tipo de computación está segmentada por naturaleza.

Interoperabilidad

Las redes que conforman los dispositivos IoT se enfrentan a un reto: la interoperabilidad. Estos recursos tecnológicos deben poder interactuar entre sí para que la red hiperconectada sea efectiva. Aquí entra en juego una de las mayores ventajas del edge computing en la industria 4.0, y es que posibilita que la red IoT (IIoT en este caso) traduzca protocolos, cosa que a su vez amplía la variedad de sistemas con los que se puede trabajar de forma simultánea.

Reducción de costes de almacenamiento

En un sector que depende de los datos, es natural que los costes relativos a su almacenamiento sean considerables. El almacenamiento local puede ser arriesgado y aprovechar el entorno cloud para este fin es, sin duda, caro. El edge computing propone un punto intermedio, a caballo entre el local y la nube, ya que puede analizar los datos que almacenamos de forma local y seleccionar la información más relevante, como resultados de análisis de procesos o del estado de la maquinaria, para enviarla al sistema cloud. Esto descongestiona la nube y reduce los costes totales asociados al almacenamiento de información.

Optimiza y simplifica los procesos a través de edge computing

Si quieres mejorar los sistemas inteligentes de tu compañía, debes empezar a trabajar ya bajo el paradigma de la tecnología edge computing. Hacerlo te ayudará a simplificar y agilizar la gestión de datos, cosa que te aportará todos los beneficios mencionados en este artículo. Nuestros especialistas te guiarán durante el proceso de integración edge para que puedas disfrutar de todas sus ventajas.

¡Ponte en contacto con nosotros y mantén tus activos hiperconectados!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *