Las características del sistema IT

Los esquemas de conexión marcan el diseño de una instalación eléctrica y definen su naturaleza. Aunque existen distintos tipos de esquemas para habilitar una instalación de este tipo, los más recomendados para garantizar el suministro continuado de energía son los sistemas IT.

Los sistemas IT se instalan principalmente en lugares o sectores en los que es fundamental garantizar un servicio ininterrumpido. El ejemplo más claro lo protagonizan los hospitales, y más concretamente sus quirófanos, cuya continuidad puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte de los pacientes. También se suele aplicar a alumbrados de emergencia, cámaras frigoríficas, centrales nucleares, plataformas petrolíferas, espacios públicos y, como no podía ser de otro modo, procesos industriales de distinta índole. Tal y como decíamos al inicio, y como se puede comprobar, todos estos ámbitos necesitan un sistema IT para asegurar un suministro eléctrico fiable y continuado.

A la hora de seleccionar el esquema de suministro eléctrico más adecuado, hay que tener en cuenta las características del sector en el que se aplicará. En función de estas hay que adaptar el diseño eléctrico para proteger la integridad de las personas, minimizar el riesgo de incendios y evitar otros incidentes. Si bien es cierto que el sistema IT es el único que no detiene la actividad energética tras un fallo de aislamiento, se trata de un tipo de esquema eléctrico extremadamente complejo y muy relacionado con los sistemas de automatización de la organización. De este modo, tanto el sector sanitario y sus centros sanitarios como el ámbito industrial y sus cadenas de producción pueden mantener su actividad incluso durante un incidente, puesto que el sistema IT se mantiene activo, pero, de forma simultánea, cuenta con unas medidas de seguridad adecuadas para conseguirlo.

 

Características principales del sistema IT

En primer lugar, es importante destacar que la posición de las letras marca el significado de las siglas de los sistemas eléctricos. En este caso, los sistemas IT quedan definidos de este modo a través de sus iniciales:

  • I. Todos los componentes activos de alimentación del esquema eléctrico (transformadores, generadores, etc.) están aislados con respecto a tierra. Hay que tener en cuenta, sin embargo, que, si bien el neutro del transformador está en teoría aislado, está naturalmente conectado a tierra por las capacidades parásitas de los cables de la red y/o mediante una impedancia de valor elevado (aproximadamente de unos 1500 Ω)
  • T. Las masas del sistema están conectadas a tierra de forma directa.

El sistema IT aislado de tierra presenta una impedancia elevada respecto a sus componentes activos con puesta a tierra. Cabe destacar que la instalación de los componentes que conforman el sistema IT puede realizarse de forma individual o conjunta, según cada caso.

Al no contar con un conductor activo de baja impedancia en contacto con la tierra, este tipo de sistemas no permiten una alta circulación de corriente de fallo en el caso de que surja un contacto con una masa. Por eso mismo, requieren de una fuente de energía externa e independiente, como una batería o un generador.

Además, se trata de sistemas muy seguros, puesto que, al estar aislados de tierra, si alguien toca una masa conductora bajo tensión, solo notará una transmisión de corriente mínima. De hecho, no sufrirá una descarga eléctrica. Tanto la corriente de fallo como la resistencia del conductor son muy bajas, por lo que las tensiones de contacto que se producen son reducidas.

Por normativa, los sistemas IT deben contar con un vigilante de aislamiento. Se trata de un componente que se conecta entre los conductores de red activos y la tierra. Son elementos imprescindibles que permiten detectar y advertir de un primer fallo entre un componente activo y un cuerpo o un contacto con tierra.

 

Beneficios y ventajas de los sistemas eléctricos IT

Los sistemas IT no son los más empleados en el mundo del diseño eléctrico. Sin embargo, aportan una serie de ventajas únicas que los convierten en una opción bien diferenciada del resto. A grandes rasgos, estos son sus beneficios:

  • Continuidad. Los sistemas IT garantizan un nivel de disponibilidad sin pausas, fiable y continuo. Aunque surja un fallo en el aislamiento del sistema, este seguirá funcionando y alimentando todos los activos de la organización. El primer fallo será notificado por el sistema, pero solo el segundo será capaz de detener su funcionamiento.
  • Monitorización. Estos esquemas eléctricos permiten localizar los fallos de aislamiento incluso cuando el sistema está en funcionamiento, dando servicio, por lo que no es necesario afectar a la producción de la compañía para conseguirlo. Esto también elimina la necesidad de desplegar comprobaciones periódicas, con el consiguiente ahorro económico que esto implica.
  • Reducción de daños de componentes. Al ser muy pequeña la corriente de fallo generada durante una primera falla en el aislamiento, el sistema eléctrico como tal recibe muy pocos daños en el proceso, por lo que su vida útil es superior a la de los sistemas TT y TN. Esto se traduce en una reducción de costes relacionados con reparaciones y mantenimiento.
  • Reducción del riesgo de incendios. La baja corriente de fallo reduce al mínimo el riesgo de incendios o explosiones, ya que es muy poco probable que el arco eléctrico acabe sobrecalentándose.
  • Seguridad. Otra de las ventajas relacionadas con las limitadas corrientes de fallo a tierra de estos sistemas es que se reduce el nivel de peligrosidad en caso de contacto humano directo con las piezas que se encuentren bajo tensión y que estén descubiertas.

 

Factores a tener en cuenta a la hora de diseñar un sistema IT

Aunque el sistema IT presenta una serie de ventajas que deberían ser suficientemente atractivas, se trata de un esquema eléctrico poco utilizado. Hay varias razones por las que esto es así, entre ellas, estas son las más comunes:

  • Alto coste. Aunque se conoce que la instalación de un sistema IT es más costosa que la de una red eléctrica TN o TT, la primera opción ofrece una ventaja que permite amortizar la inversión. El mantenimiento preventivo asociado a los sistemas IT permite reducir el número de revisiones de la red eléctrica, cosa que reduce el tiempo que hay que dedicarle, así como las inspecciones necesarias. Todo esto se traduce en una alta inversión inicial, pero en un ahorro a largo plazo.
  • Necesidad de un sistema IMD. Los sistemas de alimentación sin conexión a tierra suelen requerir de un localizador de fallos de aislamiento IMD para garantizar una supervisión plena y óptima. Este tipo de recursos permite generar alertas en el caso de que surjan fallas en el sistema.
  • El sistema más destacable. Aunque este es el sistema eléctrico que presenta las mejores características, es cierto que es más viable en el caso de contar con una red eléctrica de tamaño considerable y de gran complejidad. Además, no hay que descartar una posible combinación de los sistemas TN, IT y TT.

 

Disfruta de una red eléctrica estable y continua

Si tu compañía necesita una conexión eléctrica constante, segura y duradera, entonces el sistema IT es la elección más adecuada. Si necesitas más información acerca de cómo este diseño de esquema eléctrico puede ser de utilidad en tu organización, solo tienes que preguntarnos. Nuestro equipo de especialistas en el ámbito de la automatización y el diseño eléctrico te ayudará. Ponte en contacto con nosotros y te asesoraremos para que puedas disfrutar de todas las ventajas de estos sistemas.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *