¿Conoces la historia de las redes de comunicación industrial?

Redes de comunicación industrial

¿Qué sabes de la historia de las redes de comunicación industrial

Como sabes, hoy en día tenemos diversos protocolos que nos permiten establecer un diálogo con sensores y actuadores y trabajar así con una fábrica conectada. Esto nos lleva a una automatización y optimización de los procesos de control y, por lo tanto, a una mejora en el funcionamiento de las máquinas.

Pero ¿qué pasaría si estas redes de comunicación no hubieran evolucionado como lo han hecho? No sería posible controlar procesos desde un ordenador y, por supuesto, no podríamos trabajar con dispositivos interconectados como hacemos hoy.

Por eso, en este artículo queremos hacer un resumen de los pasos que nos han llevado hasta la situación actual.

 

1968 marca el inicio de las redes de comunicación industrial

1968 fue el año que dio el pistoletazo de salida a las redes de comunicación industrial, todo ello motivado por la salida al mercado del primer PLC. Las nuevas necesidades marcadas por estos dispositivos dieron lugar a la aparición de los primeros protocolos y favorecieron que a principios de los años 1970 ya existieran los buses de campo.

El siguiente hito vino ya en 1979 con la aparición de ModBus. ¿Su principal contribución? La posibilidad de hacer que distintos dispositivos se comuniquen entre sí y de interactuar con estos controladores.

 

La explosión de las redes de comunicación en 1980

Si hablamos de redes de comunicación industrial, no podemos dejar de hablar de 1980. Y es que fue en esta década cuando surgieron numerosos protocolos, algunos de ellos con especificaciones cerradas.

¿El inconveniente? A pesar de sus muchas posibilidades, el hecho de tener tantos protocolos también suponía un problema: conseguir que la información fuera entendible para todos los dispositivos. Para ello, antes de que Ethernet cobrara la importancia que tiene a día de hoy, se crearon unas pasarelas que convertían los datos de los protocolos utilizados a nivel de campo a datos comprensibles por los protocolos utilizados a nivel de planta.

Los retos de la comunicación industrial

Sin embargo, y a pesar de que esto pudiera ser una solución en el momento, se creaban dos necesidades: adecuar el nivel de seguridad al nuevo entorno y dar una respuesta a la falta de unificación.

 

Un paso a la unificación gracias a Ethernet

La respuesta a los problemas de la unificación llegaron de la mano de Ethernet. Permitía trabajar con protocolos más estandarizados, mejorar la gestión y reducir costes.

No obstante, en aquel momento, aún se le achacaban ciertos inconvenientes como una falta de robustez, la no adecuación a algunos sectores industriales, una falta de seguridad y la imposibilidad de garantizar los tiempos de llegada de un paquete.

Su evolución, sin embargo, ha hecho que el Ethernet que conocemos hoy haya superado estos problemas. De hecho, es un estándar dominante en la capa física de muchos protocolos industriales y destaca por su velocidad y su rendimiento. Hoy en día ya podemos hablar de Ethernet industrial, que permite trabajar en condiciones extremas, reduce los fallos y aumenta la seguridad de red, entre otras características.

 

¿Te ayudamos a convertir tu planta en una fábrica conectada?

Podemos decir que los protocolos han evolucionado hasta modernizarse y responder a las necesidades de una fábrica conectada.

La comunicación entre dispositivos y el diálogo con sensores y actuadores desde un ordenador forman parte de nuestra realidad, y en MEINSA podemos ayudarte a sacarle el máximo partido. ¿Hablamos?

Recuerda que, si quieres saber más sobre las redes de comunicación industrial, puedes encontrar sus principales características en nuestro blog.

Tags:

Te asesoramos telefónicamente para mejorar el rendimiento de tu planta.

Déjanos tus datos y te llamaremos cuanto antes




Escoge tu sector industrial:

Responsable del tratamiento: Minorisa d´Electricitat Industrial S.A.U.

Finalidad del tratamiento: gestionar las consultas de los usuarios y atender las solicitudes.

Base legal para el tratamiento: el consentimiento otorgado con la aceptación de la presente Política de Protección de datos.

Destinatarios de los datos: no serán comunicados a terceras personas excepto por obligación legal.

Derechos: para ejercer los derechos de acceso, rectificación, portabilidad y supresión de sus datos y los de limitación y oposición a su tratamiento reconocidos por la normativa, puede enviar un correo a meinsa@meinsa.com.

Para más información sobre este tratamiento y como ejercer sus derechos puede consultar nuestra política completa de protección de datos en: www.meinsa.com.